12.1.10

MANTO BLANCO DE SILENCIOSA LUNA




Día de júbilo y alegría por los rayos del sol y el cielo azul de esta mañana que iluminaban tu silenciosa llegada, bella Dama. Mujer Bruja, que sobre la piel de la tierra derramas tu sustancia blanca y pura, lúcida, hecha de cristales de luna que reflejan la luz del sol. Mullido y crujiente, tu manto de silencio recién caído se extiende y cae sobre la piel de la tierra y todas sus criaturas dejándolas desnudas ante el gozo de tu belleza.
      Mujer Blanca, en la trama de tu manto llevas prendidas mil estrellas que regalan su fulgor de flores de invierno a la existencia. Propones descanso, un ritmo lento, pausado, sereno y la alegría bulliciosa nos arde por dentro al descubrir tu belleza limpia y pura, como niños maravillados con la magia que la naturaleza desprende. Con tu manto blanco, fruto del invierno que guarda la vida en su seno, ofreces un tiempo de regeneración haciendo crecer las raíces eternas de tu creación y alimentas a tus criaturas con tu leche de agua cristalina. Bella Dama, repones las reservas cristal donde, en otro tiempo, su sed las almas deberán apagar, y donde el fuego encontrará su equilibrio.
      Día de júbilo y de cantos que hablan de regocijo a través de los pájaros, las ardillas, las águilas, las liebres, la naturaleza toda que adopta extrañas formas pintadas por el hielo. Cantos por la belleza rotunda y solemne del manto puro y blanco portador de estrellas que al alba comienzan a brillar rosadas, plateadas, violeta... como pequeños espejos que cantan la hermosura del sol naciente y recuerdan que la luz recién nacida aún debe guardarse en el vientre. Guardad la luz conscientemente, limpiad el caldero y dejad que una nueva vida se geste. Portadoras del fuego sois, prendido aún del hielo cuyo silencio la tierra acoge.
       Mujer, que vistes tu manto blanco de silenciosa luna, en la calma consciente puedes ver reflejada la majestad creadora. Deja que las alas de la intuición vuelen cerca de ti, deja que ella sea tus ojos, que te guíe en los pasos peligrosos, que te lleve a disfrutar de las maravillas que la Madre Tierra te ofrece, llévala como guía y cuídala bien. Que tus pies surquen la senda de la luna y los brillos juguetones que la luz solar dibuja. Guarda la luz del silencio en tu interior, Mujer de Nieve y Luna, Mujer Pasión, para que, más tarde, la fuerza de la creación pueda tornar el blanco en verde resurgiendo del núcleo profundo de la tierra, y convertir el verde en rojo de fuego, amor y pasión. 

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...