14.2.10

LILITH, EL PODER DE LA LIBERTAD





"El poder de la transformación espiritual de la mujer, en relación con su sexualidad, no podría desarrollarse en una relación de esclavitud con el hombre. Para salvaguardar su virtud esencial, para preservar esa libertad creadora que es herencia divina, Lilith se rebeló contra Adán y le abandonó. 

Lilith fue la primera mujer de Adán. La fuente de los conflictos que surgieron entre ellos era de tipo sexual, ya que ella rechazó yacer constantemente debajo de él durante el acto sexual. El hombre y la mujer, con su primer conflicto tocaban dos problemas clave que van unidos: sexo y poder. A partir de la rebelión de Lilith, los escritos la relegan a representar el poder femenino maléfico, demoníaco y maldito, que vive en el dolor. Este arquetipo que asocia la libertad de la mujer a una imagen terrorífica sirve para que hombre y mujer la rechacen por siempre. Los dioses del patriarcado alimentaron esta imagen negativa de la mujer libre y poderosa, y este arquetipo vive aún hoy día en el inconsciente colectivo. ¡Cuántas mujeres han hecho callar en ellas su fuente de inspiración, sus deseos y sus impulsos para obedecer al esquema proyectado por su compañero o la sociedad!
      Como Isis, Lilith ostenta el poder por su rechazo, su libertad y su silencio. Dadora de muerte y de vida, es la insustituible mediadora del momento del gran paso, la iniciadora, la que plantea enigmas, la despertadora implacable, la guardiana de los umbrales prohibidos. Como todas las grandes diosas madre puede llegar hasta el sacrificio de su hijo-amante para que él nazca a su libertad y lucidez.
      El poder de la iniciadora es de doble filo. Puede matar, suprimir, mandar a los infiernos o bien liberar las ataduras y permitir el paso. El poder de la mujer puede revelarse benéfico o maléfico según el grado de evolución y conocimiento de esa mujer. Lilith puede hacer un mal uso de su poder y libertad mientras no haya adquirido la sabiduría de su rol. Sigue siendo la indispensable "puerta de paso" y en tanto que le permite tener ese lugar el hombre se otorga la posibilidad de su despertar. La mujer iniciada dispone de la fuerza sexual de su destino y trata de ajustar sus actos a esa disposición vital y espiritual que es el eje de su infinita libertad."

La mujer solar, Paule Salomon. Ediciones Obelisco.

8 comentarios:

Gitana Negra dijo...

DESDE MI, GRACIAS POR ESTA ACERTADISIMA PUBLICACION, POR PONER LA LUZ EN LA FRECUENCIA INTERNA DE LA MENTE COLECTIVA QUE ESTA EN MOVIMIENTO.
MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIRLO TERESA.

Teresa dijo...

Gracias a ti, Gema, por comprender y acompañar este río de luz indomable, sustancia y fundamento de nuestra sexualidad, cuyo poder genuino hace florecer el corazón de nuestro Ser e irradiar su luz incondicionalmente.

Desde ahí la leche de nuestro profundo amor ofrecido con consciencia puede nutrir y ayudar al hombre a avanzar hacia la realidad de si mismo, en comunión con nosotras y con su Ser, en crecimiento mutuo.

Pero para eso muchas veces hace falta que plantemos los pies fuertemente en el suelo y digamos NO cuando lo sentimos, respetándonos a nosotras mismas y nuestra labor sagrada, expresando nuestro sentir, o bien retirándonos o guardando un silencio lleno de significado. Eso significará que amamos y nos amamos lo suficiente como para desapegarnos y dejarnos Ser.

Un abrazo profundo y cálido, hermana.

Soledad dijo...

Ella nos bendiga.

Teresa dijo...

Un abrazo fuerte, en sincronía...

Paco Traver dijo...

Lilith no due la primera mujer de Adan sino un mito de la Torah

Teresa dijo...

Gracias por tu aportación.

Como todo mito, el símbolo de Lilith evoca una información que aún sigue viva en el inconsciente colectivo.

Un abrazo.

Adharsa dijo...

Ay...siempre que hay un momento de empoderamiento de la.mujer el patriarcado reinante relega el poder de lo Sagrado Femenino a la categoria de sucio y maléfico. Lo que nos cuesta ahora sanar esos arquetipos aprehendidos...
Siempre me gustó Lilith aunque me la presentaran como un demonio que comia niños y te hacia pecar en sueños contral algún que otro mandamiento...
Muchas gracias por el artículo!!
Mariam

Teresa dijo...

Así es Mariam... aún hoy se activan en hombres y mujeres mecanismos de defensa ante la "amenaza" de una mujer libre, libre de verdad... ipso facto se la critica, aparta o denigra. El sistema patriarcal intenta destruir el poder de la libertad, y más aún en la Mujer.

Y si el símbolo de Lilith sigue sobreviviendo a todas las leyendas negras es que toca algo esencial: que todos somos uno y tenemos el mismo derecho a vivir en libertad y desarrollarnos plenamente.

Gracias por mantener a Lilith viva en ti y en esta página a través de tu comentario.

Un abrazo sinuoso y cálido. :D


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...