15.6.10

RENDIRSE AL AMOR




"Lo femenino tiene un talento especial para el amor, la rendición, la profunda comunión emocional y sexual. 
       Sexualmente, el deseo básico de la mayoría de las mujeres con esencia sexual femenina es sentirse sobrepasadas por el amor, pero pocos hombres pueden estar a la altura de su poder, de su capacidad sexual, de su fuerza emocional. Una mujer cuya pareja pueda estar a su altura es una mujer feliz. No se trata simplemente de que la mujer quiere sentirse totalmente amada, penetrada por el amor y deslumbrada en el amor. Más bien, cuando se siente querida así es cuando la plenitud de su capacidad innata de ser amor adquiere plena expresión.
       Una mujer con una esencia sexual femenina puede tener talento en muchos ámbitos, ya se trate de logros profesionales, de la crianza de los hijos o del despliegue de la creatividad en cualquiera de sus formas. Pero la entrega de tales virtudes seguirá llevando aparejada un vacío sutil, una necesidad sutil, en el corazón femenino. El único don que no deja sentimiento de necesidad es el don del amor total e ilimitado, expresado desde el corazón y a través del cuerpo. En el momento de dar un amor total, de rendirse en la entrega amorosa, de sentirse sobrepasada por el amor y de morir en la fuerza del amor, al talento femenino le es otorgada plena expresión corporal.
       Lo masculino puede hablar todo lo que Él quiera con lo femenino; lo que Ella quiere es bailar. Ella quiere rendirse totalmente en danza de amor, en la comunicación corporal, emocional y a veces sexual del amor, con un compañero igualmente rendido. Y cuando ella conoce el amor en plenitud, cuando su cuerpo está lleno de amor, cuando ella es movida y respirada por el amor, su búsqueda acaba."

En íntima comunión. David Deida. Editorial Gaia.

12 comentarios:

Victoria dijo...

me encanta tu blog.
un besote

Teresa dijo...

Gracias Victoria!

Me paso por el tuyo...

Un besote para ti.

Sina dijo...

Muy interesante este escrito.
Siempre tocas temas llenos de sensibilidad.
Gracias Teresa.
Un abrazo muy amoroso.

Teresa dijo...

Gracias a ti, Sina. Tu delicada sensibilidad me toca el corazón.

Un abrazo amoroso.

Amelia dijo...

Hermoso, querida.

Teresa dijo...

Como tu.

Un abrazo amoroso.

tula dijo...

Siempre me ha parecido ver lo que describes, pero soy hombre, así que solo me queda compartir e intentar comprender.
un beso

Martha dijo...

Verdades muy bellamente escritas, tan cierto, la mujer lo que quiere es bailar/danzar al compás de su profundo sentimiento y cuando conoce la plenitud en el amor, siente que esa búsqueda terminó........muy bonito y verdadero!!!

Teresa dijo...

Casi ná, Tula. Es maravilloso sentir tu corazón abierto a compartir, a la escucha constante del sentir femenino.

Para el autor de este texto la esencia masculina, que también existe en nosotras, tiene que ver con la necesidad de tener un propósito, una misión, una dirección, y llegar a ser libre. Para la esencia femenina lo primordial es estar conectada con el flujo de amor y llegar a ser Amor.

La esencia femenina también forma parte del hombre. Puedes utilizar tu esencia femenina para abrirte al flujo del amor que ya eres, la consciencia Una y danzar a su compás... con placer.

Gracias por tus visitas, compañero!

Un beso enorme.

Teresa dijo...

Es bellísimo constatar que la conexión con este flujo pleno de amor no depende de nada ni nadie, tan sólo de nuestra apertura al amor que ya somos desde nuestro núcleo interno, irradiando ese amor. Danzando solos o en paso a dos, se llega al éxtasis, a la fusión con todo... ;D

Somos libres y somos Amor. La dualidad deja de existir.

Un beso, Martha.

Akatzin Zidika dijo...

El amor es la unica respuesta a todo y el ingrediente principal para cada alma dispuesta a entregarse y fundirse en el fuego sagrado...

Gracias hermana por compartir, este bello texto.

Bendiciones
Akatzin

Teresa dijo...

El amor es todo...

Gracias por tu luminosa visita y tu bello comentario.

Bendiciones para ti.

Un beso fuerte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...