11.1.11

LA MUJER SOLAR



Es a través de la mujer como se alcanza a Dios
Uc de Saint-Circ.

En las leyendas y cuentos con frecuencia la mujer tiene un carácter solar que ha perdido en las sociedades contemporáneas. Ostenta una irradiación, un poder que le confieren el derecho de elegir a su héroe. Es la mujer la que elige al hombre y no a la inversa. Emprendedora, impúdica pero mágica, brinda una iniciación sexual y guerrera. Con frecuencia benéfica, joven y deseable, guía a su héroe, lo retiene cerca de ella o lo envía a combatir por grandes causas. Prende en él el fuego que le permitirá vencer a los otros hombres y que le otorga asimismo un aura de seducción atractiva para las mujeres. El héroe deberá utilizar todo su discernimiento y a veces su astucia para saber lo que puede aceptar. Porque las sirenas, princesas, hadas, magas, vírgenes, pese a su apariencia seductora, no serán todas bienintencionadas. Si la mujer es una divinidad solar, sus rayos ambivalentes dan la vida o la muerte.
       La mujer solar es bella, incluso cuando esta entrada en años, porque irradia, permanece esencial y su rol solar es irremplazable. Al hombre se le ofrecen dos posibilidades: o bien busca a la mujer divina, la mujer solar a través de todas las mujeres que encuentra y que sólo son figuras parciales, o bien encuentra el rostro ideal que cristaliza sus pulsiones. Por su parte, o bien la mujer solar tiene múltiples amantes, es la Prostituta Sagrada, la Puta Real, la que prodiga "la amistad de sus muslos" o bien encuentra también al amante ideal, el mejor caballero del mundo. A partir del momento en que la mujer solar elige a su sacerdote-amante, su sacerdote único, él ya no debe faltar a su misión, si no ella se retiraría a la sombra y todo serían tinieblas.
       La mujer solar comunica un juego sexual al hombre, cálida y lujuriosa, nutre al hombre-luna, al hombre-rayo. El héroe es el prisma en el que convergen todos los rayos emitidos por la mujer sol. Habiendo captado y concentrado todos esos rayos, los restituye con una violencia acrecentada. El hombre-luna alumbra la tierra durante la noche reenviándole un poco de la luz del sol. Es el obligado intermediario entre sol y luna. Es la esperanza que conserva la humanidad sumida en la noche de sobrevivir y encontrar el paraíso perdido.
       El poder de decisión sobre una relación pertenece a la mujer. El tierno pretendiente no se atreverá a hablarle a su gran reina de luz a menos que ella lo aliente. Es la mujer quien hace el primer gesto y quien designa a su sacerdote-amante. También le da fuerza y coraje al caballero, con su amor.

La mujer solar. Paule Salomon. Ediciones obelisco.

6 comentarios:

Caro dijo...

Que preciosidad!! Gracias por compartirlo! Ojalá y recordemos cada vez más nuestro poder y despertemos todas!! Un beso

Teresa dijo...

Gracias a ti por dejar tu luz solar en este espacio. Está en nuestro corazón reconocer nuestro ser y habitar nuestros dones y ayudar en nuestro entorno a las que deseen despertar. Somos Una.

Un beso, Caro.

Mulata dijo...

Es a través de la mujer como se alcanza a Dios. Esta frase me recuerda mucho un libro, We. Un analisis Jungiano de los inicios del amor como espacio sagrado de dedicacion.

Teresa dijo...

Gracias, Mulata, no conocía este libro, voy a buscarlo.

Un beso.

Gritos penetrantes dijo...

Maravilloso!, que buenas palabras y frases.
Todas las mujeres despertaremos, y mas en este 2012.
Gracias por compartirlo.
besos

Teresa dijo...

Feliz despertar, Hermana! Es hora de que la esencia del corazón brille sin reservas.

Un abrazo de sol.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...