2.10.11

PAREJA SAGRADA


Fotografía: Arrieritos


La colaboración de amor que brota de los corazones entregados forma una pareja sagrada, un complemento, una ayuda en el camino para sacar lo mejor de lo que lleváis dentro. En una pareja es importante hacer una labor: cuando uno se extravía el otro le alumbra y le ayuda a que encuentre el camino. Y aquí hay una trampa. Uno alumbra para que el otro encuentre su propio camino, el suyo y no el que uno considera más oportuno. 
        Amando viene la empatía, que no es otra cosa que sentir profundamente desde el corazón y tener la humildad suficiente como para entender lo que el otro entiende, ver lo que el otro ve, sentir lo que el otro siente, y como eres él, tu tarea es encenderle el farol o prestarle un momentito el tuyo para que no se desvíe de su camino. Y luego dejarle que dé los pasos que tenga que dar y como los tenga que dar. No importa si va para delante o para atrás, más vacilante o más seguro, si ve a un metro o a mil de distancia lo que tiene que hacer, si está indeciso o si sabe cuál será su próxima parada. En el camino, andar es lo más importante, respetando con amor el ritmo propio y el de nuestros semejantes. 
       Muchas veces nos preguntarán cosas, nos consultarán lo que deben hacer. Y entonces seremos su espejo, reflejando la realidad que está por dentro, la que nosotros también podemos ver. Y no haremos nada más, si queremos que esa persona se pueda sanar. Porque la curación siempre viene de uno mismo, de la apertura del corazón y una pareja está hecha para acompañarse siempre desde el profundo respeto.
       El amor sabe cuando es el tiempo justo para que una flor se abra y despliegue todo su perfume para ofrecerlo al mundo de sus sentimientos, de sus relaciones, de sus amores…. Y eso será suficiente. Estamos ahí, uno al lado del otro, como un hogar silencioso y cálido al que podemos acudir siempre para abrir nuestros corazones, calentarlos, darles de comer y beber y reposo en el amor del otro… 
       Una pareja sirve para potenciar, no para disminuir, es el amor inmenso que nos tenemos a nosotros, compartido estrechamente con el otro, para hacer una alquimia que nunca ha de morir.

Canal: Teresa Rodríguez

2 comentarios:

merce dijo...

Este pensamiento-reflexión, tan profundo, respetuoso, amoroso desde la visión de la pareja sagrada, me parece una gran antorcha, que ilumina y guia por el camino del entendimiento, sintiendose, mutuamente, permitiendose Ser.

Gracias Teresa hoy lo recibo como un bálsamo de luz, amor y sabiduría...que me ayuda a comprender y a Ser cada vez más auténtica, desde el amor y en amor.

Te abrazo bella.

Teresa dijo...

Un inmenso abrazo para ti, poetisa bella!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...