15.1.13

VIRGEN NEGRA



Negra porque 
ha sido besada
por el sol.
Nuestra Señora es
tanto el sol
que besa,
como la que es besada.

Nuestra Señora responde a muchos nombres:
"Ella, la que es bendecida por el Sol".
"Mujer vestida con el Sol."


A la Madre Santísima se le llama a veces La Virgen Negra, en referencia a una que puede ser un poco o mucho más oscura que otras vírgenes, las cuales  a menudo se representan con cabello rubio, ojos divinamente claros y hermosa piel pálida. Nuestros mayores notaron varias veces que la Madre Santísima, la Madre Negra, había estado a la intemperie, y no adentro. Al estar fuera, al aire libre, el sol la había besado. Así se volvió aún más hermosa con su piel morena y de tonos negros.

Parece ser que se mencionó a la Mujer Negra de Belleza Santa en palabras sagradas mucho antes de que conociéramos las múltiples estatuas e imágenes de las Vírgenes Oscuras colocadas en iglesias, catedrales, basílicas, templos y cuevas alrededor del mundo. Esto se trató mucho antes, en el Cantar de los Cantares de Salomón, un hermoso poema de dos amantes que se hablan el uno al otro de sus consideraciones sobre la belleza física y sexual de su contraparte, pero más aún la espiritual, todas entretejidas y no una separada de las demás.

La esposa es negra,
morena por sus labores
en el viñedo.

Se dice de la esposa, esta esposa hermosísima, del color negro azulado del atardecer, que tenía pechos como "dos ciervos jóvenes, mellizos de una gacela"; en otras palabras, pechos con ojos tiernos como el venado. Esta hermosa esposa está "morena" por trabajar al aire libre bajo la luz del sol en los viñedos. El vino que se hará a partir de ese arduo trabajo dará mucha relajación, paz y armonía a la vida. Esta esposa de antaño no es de oro dorado. La esposa es negra. Trabaja con las manos. Se inclina para atender la verde viña viva. Toca la tierra negra y las hojas verdes y las flores de colores y la fruta en ciclos, una y otra vez. Camina simultáneamente por las tierras salvajes y por los espacios cultivados deliberadamente. Camina entre dos mundos.

Desatando a la mujer fuerte. El amor inmaculado de la Madre Bendita por el alma salvaje. Clarissa Pinkola Estés. Editorial Diana.


2 comentarios:

Ana Márquez dijo...

Un bello artículo y un bello blog espiritual. Yo llamo a "Dios" así, en masculino, por una simple cuestión de costumbre :-) Pero sé que en EL/Ella está contenida la feminidad, como está contnido TODO.

Te sigo y te invito a mi sitio. Un abrazo de luz.

http://frasesdedios.blogspot.com.es/

.

Teresa dijo...

Hola Ana!

Si, la unidad contiene todo, contiene a la dualidad pero ELLO no es dual.

Me pasaré a leerte.

Un abrazo de corazón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...