11.6.13

COMPETITIVIDAD


Fotografía: Rubén Afanador


Porque no nos viene mal recordar
que muchas de nosotras, aunque sea secretamente,
nos identificamos con los roles de diosas,
sanadoras, artistas, canales de luz,
madres, seductoras, cocineras, 
tejedoras, directivas...etc.,
de forma que nosotras o nuestra labor
parece imprescindible para el mundo.
De forma que el miedo a los aspectos oscuros
nos condena al dolor de la sombra.
El ego opera a menudo sutilmente.
Si hay ambición seremos además
"la más" o "de las más" y mejores
canales de "la más" pura luz y amor...
la cocinera más exquisita...
la danzarina más sagrada...
la madre más perfecta...
la mujer más humilde...
la más seductora, diosa, etc., 
poseedoras de "la verdad", "la visión",
"el poder personal", "el poder sexual"...
convirtiéndonos en depredadoras.

Lo veo brotar a veces en mi.
Lo veo en mis cursos.
Lo veo en la competitividad que se despierta 
entre colegas y entre las llamadas compañeras,
"hermanas" que tejen la red...
para explotarla según interesa.
Lo veo cuando no somos capaces de apoyar
y celebrar el florecimiento de las otras
copiándolas, envidiándolas,
nutriéndonos de ellas
y ofreciéndoles 
un frío silencio, un veto mudo,
un eficaz veneno, críticas, censuras.
Lo veo una y otra vez
en el "negocio", en la vida misma.
Es un círculo vicioso que se perpetúa
desde siempre.
Envidia. Competitividad. Desprecio.

Y me aburre. Y me entristece.
Y me duele. Y lo acepto.
Me da pena ese aspecto mío de sombra
cuando se manifiesta y opera sobre otros
y cuando soy el receptáculo
o el objetivo de ataques de otros.
Cosas de chicas, dicen algunos hombres.
Me da pena que esas "cosas de chicas"
se refieran a estos actos de castración
de las propias mujeres hacia las mujeres libres,
sabotajes de grupúsculos,
amiguitas y camarillas excluyentes,
de celos y posesividad
que se reflejan tan a menudo
en el mundo femenino.

La importancia personal, el ego.
Es hora ya de hacer otra propuesta,
de que el círculo pueda volverse una espiral
de crecimiento y transformación
no de destrucción gratuita
movida por el ego
o la importancia personal.
Es tiempo de ser movidas
por la misma vida
por la sustancia del corazón
y la compasión que es
el tesoro del ser humano.
Porque... ¿quienes somos?

TR


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...